Un lugar sin nombre.

Blog de Jorge Eines

El Arte es un lugar sin nombre. Nadie se apropia de su territorio aunque por momentos se tenga la certeza de comprar un sitio.

La trampa que nuestra sociedad le tiende al actor a través del reconocimiento social, hacen que la codicia y el narcisismo se perpetúen como grandes valores, negados en el discurso pero instalados como normas de vida. Solo valemos para la profesión si somos reconocidos. El reconocimiento vale una vida.

¿De donde deviene que la obtención de ese reconocimiento, por ejemplo un Premio Oscar es un valor en si mismo?

La meta, lo que se idealiza como sitio al que llegar, es mas que nada un invento que acaba devorando lo mejor de los ideales. No por ser más premiado se es mejor actor, ni mejor persona.

Su trascendencia tanto la moral como la objetiva por lo que tiene de proporcionar trabajo, apoyan la satisfacción narcisista de…

Ver la entrada original 270 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s